Buscador

Búsqueda personalizada

jueves, 6 de mayo de 2010

Cómo cuidar las prendas de lana?

LAVADO
Lava por lavar cualquiera lava. Pero hacerlo cuidando fibras y colores, formas y puntos, esa es la cuestión.
Una gran verdad si se habla de las prendas de lana, porque cuidarlas, lavarlas y guardarlas apropiadamente permitirá resaltar las ventajas del hilado escogido, las virtudes y habilidades de la tejedora, el acierto en el diseño y la perfección en la hechura. Además de alargarles la vida.
Los principales consejos a seguir son:
-Probar la resistencia de colores oscuros. Mojar una parte del tejido en agua jabonosa; frotar con un algodón humedecido, y si este se colorea, solo lavar con agua fria.
-En prendas de color firme usar agua tibia: remueve mejor la suciedad.
-Aplicar quitamanchas si es necesario.
-Lavar no mas de dos prendas a la vez- y siempre del mismo color-, utilizando un recipiente donde quepan con soltura.
-Llenar con agua hasta la mitad y añdir el detergente, diluyendo bien. Se prefieren los liquidos porque los otros pueden dejar partículas entre las fibras y afearlas.
-Dejar reposar de 4 a 5 minutos. Retirar y comprimir apenas sin retorcer, para no dañar el hilado.
-Enjuagar hasta que no dejen vestigios de jabón.
-En ropa que destiñe hacer un enjuague con medio pocillo de vinagre blanco disuelto en agua.
-Añadir suavizante en el último enjuague, diluyendo bien antes de introducir las prendas. Retirar y comprimir.
-De usar centrífugo disponer las prendas arrimandolas a las paredes del tambor, para que el tejido no se estire. Si no tiene uno, comprimirlas y ubicarlas en una toalla blanca. Enrollar presionando para extraer el agua. Repetir con otra toalla si es necesario.
-Evitar el secado con fuente de calor artificial. De usar obligatoriamente secarropas, recurrir a la fase fria.
-El sol excesivo puede dañar los colores: ¡Cuidado!
De secar al sol, no colgar la ropa: se deformaría. Ubicarla del revés en una superficie de 45º sobre un lienzo limpio y blanco. Dar vueltas para que seque parejo. Una vez húmeda colgar de la parte inferior de las sisas, con broches de plastico que ni marcan ni enganchan, abotonando si se trata de un saco.

PLANCHADO
Atención, la lana y la plancha no se llevan muy bien. Usarla con moderacion y únicamente en los caso que resulta imprescindible.
-Planchar sobre una superficie acolchada (una frazada doblada cubierta con una sábana blanca).
-Regular la plancha a temperatura suave, usándola para quitar arrugas rebeldes.
-Interponer paño húmedo. Planchar a golpecitos y sin presionar. Terminar repasando con lienzo seco.
-Con planchas a vapor de última generación usar solo paño seco y no deslizar el artefacto.
-Las terminaciones en elástico no deben plancharse.
-No usar aprestos.
-No guardar las prendas enseguida. Dejarlas orear bajo techo sobre el respaldo de un sillón o tendedero de barras, no de sogas pues las marcarían.
-Cada hilado tiene un tratamiento particular: seguir las indicaciones de las etiquetas en las madejas.
PRECAUCIÓN!:Las prendas tejidas en hilado con pelo (angora, angorina, mohair, pelo de cabra, etc.)asi como aquellas con bucles (buclé, astrakalina, etc) no se plancharan en ningún caso, que perderían irremisiblemente su prestancia y apariencia.
¿Cuándo es riguroso el planchado de la lana? Ni bien terminamos de tejer la prenda, por ejemplo. Para hacer un buen trabajo:
-Rematar las hebras sueltas por el revés.
-Pinchar a una superficie mullida las piezas sin estirar, usando alfileres inoxidables.
-Planchar con lienzo blanco, limpio y húmedo, sin trasladar el artefacto.
-Dejar las piezas así hasta que se enfríen. A las tejidas en relieve, quitarles los alfileres enseguida. Armar como se indique.

GUARDADO
Es importante prestar atención a este último item, ya que todo el esfuerzo anterior podria malograrse si la prenda no es guardada correctamente. Guardar y acomodar también tiene sus bemoles, sus puntos fuertes y sus lados flojos.
-Usar cajones pequeños para guantes, medias y gorros.
-Guardar bufandas en cajones donde entren holgadamente; de lo contrario usar perchas plasticas pequeñas o barrales adosados a las contrapuertas de los placares.
-No utilizar perchas: deformarian la ropa en el largo y en los hombros. Doblar cuidando de no arrugar.
-Si colgar es obligatorio, usar perchas con hombreras acolchadas y forrads de factura casera.
-Los estantes no deben ser profundos: tiene que entrar una prenda. Cuidar de no arrugar la ropa al superponerla.
-Ubicar las prendas según la frecuencia de uso.
-En época estival recurrir a bolsitas de polietileno (cada prenda con su bolsa). Podemos fabricar algunas con con las partes sanas de sabanas en desuso (los lados, sobre todo). Unas costuras y bonitas cintas haran maravillas.
-Pensar en las polillas: naftalina en bolitas o en perchitas y antipolillas en aerosol resolveran el problema.
-Otro enemigo es la humedad: hay productos que la absorben del interior de los placares, anulando la formación de olores.
-Joyas en arte de guardar, las cajas; las de carton forrado y plástico traslúcido son ideales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu mensajito!